Los Baños de Luis XIV

Luis XIV de Francia se bañaba únicamente cuando se lo prescribía el médico.

Teofrasto Renaudot decía: “el baño, a no ser que sea por razones médicas o de una absoluta necesidad, no sólo es superfluo sino perjudicial”.

El Rey Sol cada mañana se limpiaba la cara con un trozo de algodón impregnado de alcohol o bien con saliva. Bajo las aparatosas pelucas de los cortesanos pululaban los piojos, es de esa época cuando se inventaron las manos de marfil que rematan en un mango más o menos largo. Servían para rascarse la cabeza debajo de la peluca.

luisxvi-1298146

LEER  Donación de Cumpleaños