Chindasvinto, el Castrador con Miedo a la Iglesia

El rey visigodo Chindasvinto (¿?, 563- Toledo, 653) que comenzó su carrera con rey usurpando el trono a Tulga, gracias a una conjura, en la que ya comenzó a demostrar su gran energía y fuerza de carácter. Energía que no dudo en utilizar cuando ordenó la castración de todos los que fueran sorprendidos practicando sodomía.

Pero la castración no era para todos, si los sodomitas pertenecían al clero, eran perdonados. Este rey , que la Iglesia siempre recordará como un gran benefactor por sus grandes donaciones de tierras y privilegios, quizá no castraba a sus sodomitas por temor a su poder, o quizá porque consideraba que la Iglesia se encargaría de castigar al «pecador».

chindasvinto-9562512

LEER  Lecciones Bíblicas de Moralidad