¿Cuándo se apaga un volcán?

Una erupción volcánica es un acontecimiento impresionante. Es uno de los espectáculos más poderosos y destructivos de la naturaleza. Pero, ¿Qué ocurre realmente cuando un volcán estalla? ¿Y cuánto dura? Descúbrelo aquí

Físicamente, un volcán extinto es aquel que ya no entra en erupción porque su suministro de magma se ha agotado y también aquel en el que hay un 95% de probabilidades de que no entre en erupción en ningún momento debido al calentamiento de la corteza, aunque podría entrar en erupción en cualquier momento (tiene un 5% de posibilidades).

El magma es la roca fundida en el interior de la Tierra de la que fluye la lava. Una vez que se agota el suministro de magma, un volcán se extingue.

volcán

También puede considerarse la extinción cuando un volcán no ha entrado en erupción durante 10.000 años y no se espera que vuelva a entrar en erupción en el futuro. La regla de los 10.000 años no es un límite absoluto, ya que algunos volcanes han permanecido inactivos durante períodos de tiempo mucho más largos.

Por ejemplo, el volcán de Mauna Kea, en Hawai, no ha entrado en erupción desde hace más de 50.000 años, pero aún se considera activo porque tiene el potencial de volver a entrar en erupción.

Hay varias formas en que un volcán puede extinguirse. Aunque la más común es el agotamiento del magma, donde la cámara de magma se vacía de su contenido y ya no puede entrar en erupción. Esto puede ocurrir lentamente a lo largo del tiempo, o puede suceder repentinamente si el magma entra en erupción de golpe.

LEER  ¿Cuál es la fórmula de la fuerza neta?

Otra forma en que un volcán puede extinguirse es a través de cambios en las rocas circundantes. Si las rocas que rodean la cámara de magma se enfrían y endurecen, pueden sellar la cámara y evitar que el magma entre en erupción. Esto puede ocurrir durante un largo periodo de tiempo, o puede ocurrir de repente si las rocas que rodean la cámara se enfrían y endurecen muy rápidamente.

La tercera forma en que un volcán puede extinguirse es a través de cambios en la corteza terrestre. Si la corteza que rodea la cámara de magma se mueve o se desplaza, puede sellar la cámara e impedir que el magma entre en erupción. Esto puede ocurrir lentamente a lo largo del tiempo, o puede suceder repentinamente si la corteza se mueve o se desplaza muy rápidamente.