Beethoven, los Granos de Café y el Plomo

De Beethoven se descubrió, después de analizar uno de sus cabellos, que en su sangre había un alto contenido en plomo. El motivo, común en la época, beber algo que hubiera estado en barriles fabricados con plomo, tal y como se hacía en ese momento.

Pero no sólo bebía bebidas provenientes del barriles de plomo, cuando escribía sus partituras, en el momento en el que alcanzaba el «trance» que le llevaba a componer, bebía café y tenía la manía de contar los granos de café por taza. Tenían que ser 40 sí o sí.

¿Plomo y café le llevarían al mal genio?

beethoven-6667228

LEER  Erratas de Vicente Blasco Ibañez y Ramón de Garcisol