Wellington Pasaba de las Ambulancias

El duque de Wellington, el militar británico más odiado por Napoleón, no tenía aprecio por los cirujanos que trabajaban en los hospitales de campaña, y requería sus servicios en contadas ocasiones. Si la medicina no era su prioridad, no sólo lo demostraba por su antipatía con los médicos, también con las ambulancias.

El duque se negó a permitir el uso de ambulancias. Los heridos tenían que ser retirados en camilla por los músicos del batallón o abandonados a su suerte en el campo de batalla hasta esta terminara. Momento en el que por lo general ya no eran auxiliados, habían muerto, o peor, una vez “rescatados” y subidos a carromatos duros como piedras, terminaban por romperse los huesos que aún tenían sin dañar con los baches del camino.

wellington-8432413

LEER  Luis XVI y el Desgraciado número 21