Rayos de Fe

A lo largo de la Edad Media la Iglesia tenía la costumbre de consagrar los campanarios para combatir y alejar a los malos espíritus que, siempre según sus creencias, trataban de entrar ellos para hacer el mal.

campanario-3540655

En esa época, las tormentas no eran un simple fenómeno meteorológico, sino una de las formas que utilizaba el demonio para hacer el mal. Para combatirlo y detener las tormentas debían tocarse las campanas sin cesar.

Pero el resultado de aquello al final era siempre el mismo, que muchos de los campaneros a los que se enviaba a parar las tormentas con el movimiento de las campanas, morían a causa de los rayos.

LEER  La Apuesta de Pascal: Es Más Rentable Creer en Dios