Vladimir Levin: Hacker, Cracker o Robin Hood

Citibank fue uno de los primeros bancos que se lanzo a la aventura informática, creando una red electrónica que facilitaba el pago de los recibidos más comunes, el agua y del gas, de los ciudadanos norteamericanos, pero también le costo caro, ya que también paso a formar parte de los bancos que sufrían los robos más espectaculares.

vladimir_levin-6441318

Vladimir Levin (curiosamente Vladimir Levin es un personaje de Anna Karenina, de Tolstoi. En la novela es un latifundista que piensa que la democracia es la solución para la Rusia zarista) por aquel tiempo era matemático y vivía en Leningrado en el centro de una «comunidad» del hacking ruso. En paro comenzó a buscar las posibilidades de la red.

Y así fue, en junio de 1994, sentado frente a su terminal VMS en San Petersburgo, se conectó a la red Spring de Estados Unidos y entró en las máquinas de Citibank. Durante los tres meses que duró el expolio transfirió cerca de medio millón de dólares a sus cuentas personales.

Citibank ya había sido robada en otra ocasión: algunos años atrás dos crackers había sustraído casi 200 000 dólares (siempre según la versión de Citibank) de una sucursal en Nueva York y el caso aún no se había resuelto. A Levin le tocó pagar el plato.

El FBI y la Interpol empezaron a tirar del hilo y Levin fue detenido en un aeropuerto de Londres en 1995. Quería visitar una feria informática. Levin tenía cuentas bancarias repartidas por todo el mundo: Argentina, Indonesia, Irán. Durante el juicio protestó por la mala defensa de su abogado.

Según decía se trataba de un agente del FBI entrenado para hacerle perder el juicio. Fue condenado a tres años de prisión y a una multa de 200 000 dólares en 1998.

LEER  Matthew Webb, el Primero en Cruzar el Canal de la Mancha a Nado