Hiroo Onoda y el Síndrome de Kachigani

El síndrome Kachigani se dío a conocer en Japón y sobretodo entre los soldados japoneses.

Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos japoneses se quedaron aislados en diferentes puntos del mundo. Y un caso famoso es el de Hiroo Onoda. Este japonés que combatió en la Segunda Guerra Mundial, siendo llevado a la isla filipina de Lubang. A pesar de que los aliados tomaron la isla, Onoda y tres de sus compañeros pudieron sobrevivir, quedando como única resistencia. Estos se refugiaron en la selva durante años. Incluso después de acabar la guerra.

Sin embargo, creían que el conflicto no había terminado y no había manera de convencerlos debido a que consideraban a todos el mundo como enemigos.

De los tres soldados, uno de ellos se rindió, y otros dos murieron.

En 1974, un turista japonés que hacía camping en la región, lo descubrió en medio de la selva. El visitante, extrañado ante su vestuario, se dio cuenta que se encontraba frente a un antiguo oficial militar y trató de decirle que la guerra había concluido. Onoda se negó a creerle y no quiso deponer las armas. Para ello, le dijo al campista, debería recibir una orden directa de su superior jerárquico.

El desconcertado turista regresó al Japón y puso en conocimiento del país su extraño descubrimiento. El que fuera jefe del soldado “perdido” (ahora un librero de viejo), tuvo que tomar un avión hacia Filipinas y encontrarse con su antiguo subordinado. Le ordeno entonces que desistiese de su bélica actitud y que se incorporarse de nuevo a la vida civil. Sólo en ese instante Hiroo Onoda, obedeció la orden, regresando al Japón.

LEER  El Origen del Movimiento Hacker

onoda-9960228