Mike, el Gallo Más Famoso de la Historia

El 10 de septiembre de 1945, cuando el granjero Lloyd Olsen de Colorado, se dispuso a sacrificar un gallo. El ave en cuestión no era otra que Mike y su cabeza rodó bajo el hacha de su criador y verdugo.

el_pollo_sin_cabeza1-2775700

Una vez decapitado el gallo, el granjero se ocupó de algún asunto y, al volver, descubrió que Mike se dirigía al gallinero por su propia pata, gorjeando patéticamente por su esófago abierto.

Decidió dar una oportunidad a semejante prodigio y, al día siguiente, el gallo seguía vivo.

A partir de entonces el tal Lloyd alimentó a Mike con una pipeta por el orificio de su cuello y lo exhibió por ferias durante dieciocho meses. El pollo paseaba y el granjero mostraba su cabeza cercenada en un frasco de formol.

Finalmente el “pollo sin cabeza” murió atragantado por un grano de maíz.

Se comenta que otros granjeros, movidos por las ganancias de Lloyd Olsen, se pusieron a decapitar  sus gallos buscando una oportunidad de negocio semejante. Uno llamado Lucky (a saber por qué) sobrevivió once días.

el_pollo_sin_cabeza2-5983909

Nada comparado con el año y medio que aguantó Mike. Hoye, en FRuita, Colorado, todos lo homenajean por sus ganas de vivir y hasta se le ha dedicado un festival de pollos, un bonito libro con fotos, una escultura en la plaza y una página web. No deje de visitarla.

Es una extraña mezcla entre atrocidad y ridiculez, con artículos sobre el festival, una sección de club de fans e incluso otra sección de ¡Cocina con Mike!

LEER  El Caballo de Calígula