Los Imperios Más Grandes de la Historia

A lo largo de la Historia siempre ha habido un dominador que se ha ido expandiendo y conquistando otros territorios. Ha habido unos cuantos imperios que fueron gigantescos y conquistaron gran parte del territorio mundial.

Muchos imperios han dejado su huella en la humanidad a lo largo de los siglos, sobre todo en la antigüedad. Por la fuerza o por matrimonio, por tratados o acuerdos comerciales, etc.

Diferentes naciones o pueblos se han expandido más allá de sus fronteras para establecer su propia cultura y dominio político, social, lingüístico o económico.

Vamos a ver qué imperios han sido los más grandes de la historia de la humanidad:

El Imperio de Alejandro Magno

Expandió una modesta zona de Macedonia hasta convertirla en uno de los mayores imperios del mundo, que se extendía hasta la India. Este vasto reino se estableció en un periodo de tiempo muy breve. Alejandro y sus falanges macedonias conquistaron el Imperio Persa en ocho años, acabando con él.

Tras el asesinato de su padre, Filipo II, en el año 336 a.C., Alejandro se convirtió en rey de Macedonia a la edad de 18 años. Era muy culto (su instructor era Aristóteles, el filósofo griego), valiente, tenaz y violento.

En tres conflictos, las falanges macedonias derrotaron al Imperio Persa: la batalla de Gránico (333 a.C.), la batalla de Issos (333 a.C.) y la batalla de Gaugamela (331 a.C.).

El objetivo inicial de Alejandro era controlar la costa oriental del Mediterráneo, lo que supuso la caída definitiva de las ciudades fenicias (por ejemplo, Tiro) como reacción al comercio griego.

Las conquistas de Egipto y su viaje al Santuario de Amón en el oasis de Siwa convirtieron a Alejandro en un monarca con objetivos absolutistas, al igual que los faraones anteriores.

Tras la batalla de Gaugamela, Alejandro tomó Mesopotamia (Babilonia), quemó Persépolis y se adentró en la meseta iraní y en las regiones de Bactriana y Sogdiana en busca de Darío III, donde se topó con tribus nómadas esquivas.

Avanzó sobre la India desde el norte, pero sus tropas se negaron a seguirle después de que lanzara asaltos en el río Hydaspes (327-325 a.C.).

La caravana bajó por el Indo y luego atravesó el desierto de Arabia hasta llegar a Babilonia en el 324 a.C.

image-8640944

Alejandro murió repentinamente en el año 323 a.C. mientras planeaba una nueva campaña en Arabia. Sólo tenía 33 años, y es posible que fuera alcohólico y que sufriera una enfermedad mental.

La vanidad y el desprecio de Alejandro por los demás le habían llevado a creerse una deidad, y había empezado a gobernar como un tirano, despreciando todo consejo. No había dedicado ningún esfuerzo ni tiempo al establecimiento de un gobierno nacional que mantuviera bajo control sus vastos dominios.

Los descendientes de este rey, un hermano desquiciado y un hijo joven, fueron rápidamente exterminados, mientras sus generales se dedicaban a viciosas guerras civiles para establecer sus propios principados.

El Imperio romano

El Imperio Romano conquistó el Mediterráneo occidental tras las Guerras Púnicas, pero la ambición de Roma la llevó a actuar en el oriental.

En Grecia, Filipo V fue derrotado y Antíoco III fue derrotado en Pérgamo (Anatolia). Con la Paz de Apamea (188 a.C. en el calendario cristiano), se consolidó la autoridad de Roma sobre Asia Menor y el Mar Egeo.

LEER  El Beso en el Renacimiento

Durante el siglo I a.C. se produjeron importantes conquistas. El rey Mitrídates fue derrotado por los generales Pompeyo y Sula, que consolidaron la autoridad romana en Anatolia y Siria.

El general romano Julio César conquistó la Galia durante el I Triunvirato (58-51 a.C.), superando al líder de la resistencia gala Vercingetórix en la batalla de Alesia. Los romanos también realizaron su primer desembarco en Britania.

En el año 27 a.C. se fundó el Imperio con César Augusto como primer gobernante. El Imperio Romano creció como resultado de las conquistas de César Augusto en Egipto, Britania, Mesia y Tracia.

Intentaron cruzar el río Elba, pero fue inútil. Sólo consiguieron fortificar los Campos de Decuman, situados en la confluencia de los ríos Rin y Danubio.

Las últimas conquistas se realizaron durante el reinado de Trajano (98-117 d.C.), incluyendo Dacia, a la izquierda del Danubio, que no fue abandonada hasta el emperador Aureliano (270-275 d.C.) y Mesopotamia, de la que su sucesor Adriano sólo conservó la parte norte.

image-4108705

Fue con Trajano cuando el Imperio alcanzó su mayor extensión.

Para su administración, el Imperio Romano dividió esta enorme región en provincias. A medida que las legiones romanas conquistaban nuevos territorios, se nombraba un pretor para dirigir cada provincia.

Imperio Español

Después de 1492, España conquistó enormes extensiones de territorio en toda América, desde el actual suroeste de Estados Unidos hasta México y el Caribe, así como Centroamérica y gran parte de Sudamérica.

imperio-espanol-6360884

Estas regiones se incorporaron a la Corona de Castilla y se dividieron en dos virreinatos, Nueva España y Perú.

A finales del siglo XVI, se descubrieron varios archipiélagos del Pacífico y se incorporaron al Imperio español, como las Filipinas, las Marianas (que incluían Guam) y las Carolinas (que incluían Palaos).

El Imperio español fue, por tanto, el primer “imperio mundial” de la historia, ya que por primera vez abarcaba posesiones en todos los continentes del mundo. El Imperio español de Felipe II llegó a ser conocido como “El Imperio en el que nunca se ponía el Sol”.

image-6477319

Aunque la máxima expansión se alcanzó durante los reinados de Felipe II, Felipe III y Felipe IV, el imperio colonial de España a finales del siglo XVIII abarcaba 20 millones de kilómetros cuadrados.

La elección de fechar la expansión del Imperio a partir de 1790 se debe a que entre 1580 y 1640, cuando Portugal y todos sus bienes estaban bajo la misma Casa de Austria, la Corona española tenía un imperio mayor.

Teniendo en cuenta sólo las posesiones y conquistas españolas, el momento de máxima expansión se produjo a finales del siglo XVIII.

Imperio mongol

Desde la llanura del Danubio, en Europa Oriental, hasta el sur de Rusia y Asia Central, las estepas se extienden casi 5.000 kilómetros.

El clima de la Estepa es severo, con inviernos muy fríos y veranos secos. Las tribus de pastores errantes habitaban las estepas y recorrían grandes distancias con sus caballos con rebaños de cabras y ovejas.

Bandas de guerreros irrumpían periódicamente desde las estepas para asaltar a los pueblos que vivían en su perímetro, como ocurrió con el famoso Atila, cuyos ataques aterrorizaron a Europa en el siglo V d.C.

LEER  El Dentista que Recordó Pearl Harbor

Aunque generaban pavor y arruinaban todo lo que encontraban, lo cierto es que los imperios territoriales de estas tribus de jinetes no duraron mucho por su falta de sistemas políticos y de organización.

Temujin, más conocido como Gengis Kan, fue el guerrero estepario más notable de todos los tiempos.

Tras unificar a todas las tribus mongolas bajo su dominio en 1206, adoptó ese nombre, que significa “gobernante universal”.

Tenía que mantener a sus soldados ocupados para conservar el poder, porque cuando se interrumpía el suministro de botín de guerra, le abandonaban.

Gengis Kan mantuvo su ejército en constante movimiento lanzando ataques e invasiones que le llevaron desde el norte de China, a través de Asia Central, hasta la India e Irán, y luego al sur hasta el sur de Rusia, conquistando un reino mucho mayor que el de Alejandro Magno.

image-9471800

A Gengis Kan le siguió su hijo Ogodei. A Ogodei le sucedieron sus nietos Kuyuk, Mongke y Kublai Khan. Los ejércitos ocuparon el Tíbet, la península de Corea, Persia, Irak y gran parte de Rusia y Hungría.

Tras más de una década de campañas, Kublai Khan conquistó la China de los Sung en 1279, tomando el título dinástico de los Yuan.

Fue la última campaña militar importante de los mongoles, ya que las campañas en el sudeste asiático no aportaron nuevas victorias y se frustraron dos intentos de invadir Japón.

Imperio británico

La firma del Tratado de Versalles (1919) amplió aún más el imperio más enorme del siglo XIX. Como resultado, los dominios del Imperio Británico crecieron al incorporar posesiones alemanas como África Oriental y adjudicarse partes del derrotado Imperio Otomano, como Jordania, Palestina e Irak.

Después de la Primera Guerra Mundial, el Imperio Británico alcanzó su mayor extensión, cuando conquistó estas zonas en África y Oriente Medio.

Además de las zonas mencionadas anteriormente, antes de 1914 los británicos ya gobernaban un vasto imperio que incluía colonias y dependencias en todos los continentes.

Dominaron Canadá, que se estableció como dominio federal en 1867, pero no obtuvo la independencia hasta 1931. Los británicos dominaron Jamaica, Honduras, las Bahamas y otras islas de América Central y el Caribe.

Gobernaron la Guayana Británica y las Islas Malvinas en Sudamérica, islas que aún están bajo su control, en una clara muestra del inacabado proceso de descolonización llevado a cabo por la Corona británica en la segunda mitad del siglo XX.

Además del moderno Reino Unido, el Imperio Británico gobernó en su día toda la isla de Irlanda en Europa. Y en Oceanía dominaba la mitad de Nueva Guinea, las Islas Salomón y el archipiélago de las Nuevas Hébridas en Oceanía.

También dominaba Australia y Nueva Zelanda. Aunque la Confederación de Australia se estableció en 1901, siguió siendo dominada por el Imperio Británico.

Desde los primeros años del colonialismo británico, la presencia del país en el continente africano ha sido importante. Durante el siglo XIX, un periodo conocido como “La lucha por África”, Gran Bretaña y otras naciones europeas comenzaron a colonizar partes de África.

Las fronteras del norte y del sur de África estaban vigiladas por ellos, a excepción del África Oriental Alemana (actual Tanzania), que fue incorporada por los británicos en 1919, momento a partir del cual tuvieron el control total desde El Cairo hasta Ciudad del Cabo. También tenían importantes puestos de avanzada en la Costa de Oro, Nigeria y Sierra Leona.

LEER  Vuelve Errores Históricos

El dominio del Imperio Británico en Asia se centró en el sur. Desde 1858, cuando el subcontinente indio estaba sometido a la Corona, se conoce como el Raj británico, que no consiguió la independencia hasta 1947 (con la lucha de Mahatma Gandhi).

Las posesiones británicas incluían también Birmania y Malasia. Los británicos tenían territorios que el Imperio Otomano había perdido en 1919, como Kuwait, Irak, Jordania o los actuales Palestina e Israel.

También controlaban Omán, Yemen y los Emiratos Árabes Unidos. En Asia, fue crucial el asentamiento establecido en Hong Kong, que era uno de los puertos más importantes del mundo en aquella época. Hasta 1997, los británicos gobernaron Hong Kong. Ese año, el Reino Unido cedió el control de la ciudad a China.

image-3130338

El autogobierno se introdujo durante las últimas décadas del siglo XIX, en países como Canadá y Australia, que sin embargo eran partes integrantes del Imperio Británico.

Con el Estatuto de Westminster de 1931, los siguientes reinos del imperio adquirieron plena soberanía: Australia, Canadá, Irlanda, Terranova, Nueva Zelanda y Sudáfrica.

El Reino Unido utilizó la Commonwealth para mantener su economía dentro de un circuito cerrado durante la Gran Depresión (años 30), minimizando el impacto de la convulsión.

En los años 30, Inglaterra había sido un país de libre comercio, pero en esa década empezó a adoptar el proteccionismo.

La ayuda de la Commonwealth permitió al Reino Unido beneficiarse de estas zonas de forma significativa.

Imperio Francés

Durante el “primer periodo colonial” (siglos XVII-XVIII), los franceses llegaron a la costa de América del Norte y se apoderaron de una vasta región desde Canadá hasta Luisiana.

El Imperio francés alcanzó su apogeo durante un “segundo periodo colonial” (siglos XIX-XX), cuando dominó gran parte del norte de África y varias partes del sur de Asia.

La invasión francesa de Argelia en 1830 marcó el inicio del segundo imperio colonial de Francia.

En 1881, se creó un protectorado en Túnez, y los franceses extendieron gradualmente su control al norte, oeste y centro de África, capturando partes de los actuales Malí, Senegal, Níger, Guinea Bissau, Mauritania, Chad, entre otros más.

También controlaban Madagascar y el enclave de Yibuti (Somalia francesa) en el continente africano, así como lugares estratégicos a lo largo del Mar Rojo.

La Tercera República (1871-1940) fue el momento a partir del cuál las posesiones coloniales de Francia crecieron. Tras el Tratado de Versalles de 1919, el Imperio francés amplió su control sobre Líbano, Siria, Camerún y Togo.

El Imperio francés extendió su influencia en Asia unos años antes, bajo Napoleón III. En 1867 se estableció un protectorado en Saigón y en 1863 en Camboya.

image-5875650

Los franceses se expandieron desde el sur de Vietnam (la Conchinchina) en 1885 hasta Annam y Tonkín. Esta región, que incluía Camboya, se denominó Indochina francesa hasta 1899, cuando se incorporó Laos.

En la India, el Imperio francés tuvo una influencia significativa. En 1901, la población de la India francesa era de 275.000 personas.