La Primera Pistola de la Historia

El primer documento en el cual se registra la utilización de armas de fuego, corresponde a una crónica de la ciudad de Gante (Bélgica) fechada en 1313, en la cual se dice que este tipo de armas se empleo por primera vez en Alemania.

Desde el año 1350 ya encontramos constancias graficas de un arma que un hombre podía manejar y disparar por si mismo.

pistola1-6500135

Estas primeras armas de fuego, ligeras o portátiles, consistían en un tubo metálico, cerrado por un extremo, llamado “culata” y en la parte superior de esta existía un orificio, el fogón.

Por el extremo abierto se introduce la pólvora, el o los proyectiles, y un tapón de estopa o papel, se comprimía a golpes de baqueta y así cargada se llenaba con pólvora el fogón.

Tras apuntar lo más precisamente posible, se acercaba al pequeño orificio una mecha o un carbón encendido, el cual comunicaba el fuego al interior del arma produciendo el disparo.

La palabra pistola parece provenir de Italia, del nombre que se le dio a un pequeño puñal fabricado en Pistola, ciudad toscana ubicada cerca de Florencia.

Así se denominó, en el siglo XV, a las primeras armas manuales de fuego, pues se las empuñaba igual que a una daga o cuchilla.

De hecho algunas de las primeras pistolas eran un híbrido entre una pistola de chispa y una daga lo cual daba a estas singulares armas un doble poder mortal.

pistola2-1698292

LEER  Los Primeros Trasplantes de la Historia