La Primera Biblia en Castellano, la Biblia del Oso de Casiodoro de Reina

Si hubiera nacido hoy, sería extremeño, pero alrededor de 1520 el pueblo de Montemolín pertenecía al que se denominaba Reino de Sevilla. Y es que en Montemolín nació el primer traductor de la Biblia al castellano.

bibliadeloso-1961236

Su nombre Casiodoro de Reina, al que podría considerarse traductor después de haber abandonado el monasterio jerónimo de San Isidoro del Campo (en las proximidades de Sevilla) en 1557 cuando se descubrió la comunidad protestante de la ciudad sevillana.

Esto le obligó a fijar su domicilio en Ginebra.

Desde ese momento no dejo de huir de la Inquisición, fue perseguido por Felipe II que envió espías para conocer su paradero y matones para alcanzar la recompensa puesta a su cabeza.

De ciudad en ciudad, pasó por Londres, Amberes, Bergerac, Castillo de Montargis, Basilea, Estrasburgo y fallecido en Frankfort en 1594.

Pero Casiodoro o “Cassiodorus Reinius Hispanus Hispalensis” como él se llamaba a sí mismo, sobretodo fue traductor y autor de trabajos como la Declaración o Confesión de Fe hechas por ciertos fieles españoles.

Españoles que huían de los abusos de la Iglesia Romana y de la crueldad de la Inquisición de España, hicieron a la iglesia de los fieles para ser en ella recibidos (Frankfort, 1577); de comentarios a porciones de los Evangelios de San Juan y San Mateo (aparecidas en latín en 1573, Frankfort) y de un Catecismo (1580), publicado en latín, francés y holandés.

También redacto unos Estatutos para una sociedad de ayuda a los pobres y perseguidos.

A él se debe la traducción de la primera Biblia completa impresa en lengua española (antes existía la de Alfonso X el Sabio, pero no se la puede considerar como traducción sino como una paráfrasis).

LEER  Los Primeros Caballos de América

Su obra es la única traducción protestante hoy existente, conocida como la Biblia del Oso. Se la denomino así porque en la portada hay un oso. Portada en la que se puede leer también el siguiente texto: “La Palabra del Dios nuestro permanece para siempre”.

La Biblia del Oso fue publicada en Basilea, Suiza el 28 de Septiembre de 1569. Hoy sigue siendo la traducción más aceptada por el cristianismo.

Como curiosidad decir que Casiodoro, que murió sin que los inquisidores consiguieran castigarle, fue parte de un Auto de Fe de la inquisición de Sevilla, el 26 de abril de 1562, donde se le “quemó” en efigie (una imagen suya) y figuró en el Índice como autor de primera clase.