Herr Oskar, el Gato Negro con Suerte

En el año 1941 el acorazado de la armada alemana Bismarck se hundía tras el ataque de los acorazados HMS Rodney y HMS King George V,  los cruceros pesados HMS Dorsetshire, HMS Norfolk y HMS Sheffield, y el portaaviones HMS Ark Royal. Con el barco alemán murieron más de 1.900 marineros pertenecientes a su tripulación.

bismarck-6399006

La armada inglesa busco supervivientes con escasa fortuna, sin embargo los marineros del destructor británico HMS Cossack rescataron entre los restos del Bismarck un gato.

Era un gato negro y de su cuello colgaba una placa con su nombre, Oskar. Oskar pasó a ser un miembro más de la tripulación y uno de los pocos supervivientes del acorazado alemán.

Oskar no tuvo problemas para aclimatarse a sus nuevos compañeros hasta el viernes 23 de octubre de 1941 cuando el destructor británico HMS Cossack se encontró con el submarino alemán U563 que no dudo en disparar sus torpedos contra el barco, que como el anterior, también se hundía.

Ese día murieron más de 130 hombres, y entre los que no murieron se encontraba Oskar.

El gato negro, que había logrado subir a un bote salvavidas junto a otros marineros del destructor, llegó sano y salvo al Ark Royal, el portaaviones que había sido uno de los participantes en el hundimiento de su primera “casa” el acorazado alemán Bismarck.

Días más tarde, el 14 de noviembre, el submarino alemán U81 conseguía dañar con un torpedo al portaaviones británico, que  pese a resistir en un principio terminó por hundirse.

El portaaviones no tuvo bajas físicas de consideración, casi todos sus tripulantes pudieron salvar su vida y Oskar también.

LEER  La Teoría de 6 Grados de Separación

Para Oskar aquella fue su última “misión” ya que dio el salto a tierra firme y murió ya mayorcito en la verde Irlanda.

gato-negro-7362068