El Matrimonio con el Marido Andando de los Mosuos

Junto al lago Lugu de China, situado en las  provincias de Yunnan y Sichuan en el suroeste de China, famoso por su peculiar paisaje natural se encuentra la misteriosa y única cultura que conserva el sistema matriarcal en el mundo. Se trata del grupo étnico de Mosuo.

mosuo-7233427

Sobre el lago que se encuentra a 270 kilómetros de la ciudad de Lijiang hay una leyenda que dice que la zona quedó completamente inundada en la antigüedad y una madre salvó a sus hijos poniéndolos en los comederos de los cerdos que tenían.

La llamada etnia de los Mosuos practica uno de los escasísimos (puede que el único) matriarcados que se conservan en la actualidad y además de forma completa, de acuerdo con el cual, las mujeres son  dirigentes de las familias y todos los miembros familiares son descendientes de la misma mujer.

No hay maridos y padres. Los amantes se reúnen por la noche  pero viven separados por el día en la casa de sus propias madres.

La posición oficial y social de las mujeres en esta etnia es superior a la de los varones. Las féminas, no solo son poseedoras del poder en el ámbito familiar y doméstico, sino también en el ámbito público y político del clan.

Los asuntos públicos son decididos y tratados por las mujeres mayores de edad (en la mayoría de los casos abuelas de las familias). Pero de entre todas las instituciones de este notable clan, tal vez la más original sea la del matrimonio.

Se utiliza un sistema matrimonial denominado “connubio (matrimonio) con el marido andando”. Conforme a este sistema el marido no trae a casa a su esposa ni ésta lo retiene en la suya. Una vez contraído matrimonio, el hombre visita la casa de su esposa pero nunca es un verdadero integrante de la familia.

LEER  Lope de Vega no soportaba a Dante

La selección del marido y la crianza y educación de los hijos son competencia exclusiva de la mujer de mayor edad de la casa de la familia de la esposa.

El «zuwu», la habitación de la abuela es donde toda la familia se reúne para discutir  los asuntos familiares y arreglar los trabajos del día siguiente.

Hay una regla de cómo sentarse en la cultura Mosuo. Las  mujeres, encabezadas por la abuela, se sientan a la derecha del  fuego, mientras que los hombres, dirigidos por el tío mayor, se  sientan a la izquierda.

Cuando los niños cumplen 13 años de edad, sus familiares prepararán una ceremonia para celebrar la mayoría de edad, lo que indica que son suficientemente maduros para tener amantes.

Tras la ceremonia, las chicas viven en una habitación  separada, llamada «edificio de flores», y los chicos siguen viviendo en «zuwu» con su famila materna por el día y pasan las  noches con sus amantes, pero tienen que regresar antes del  amanecer.

Esta forma de matrimonio se basa en los sentidos de las parejas, y si el amor no existe, los dos se separan pacíficamente y buscan otro cónyuge más adecuado.

Los Mosuos son muy prudentes al elegir su pareja.  Además, no se empezará un nuevo romance antes de terminar el anterior para mantener la buena reputación de su familia y no  manchar la fama de sus hermanos.

Como las parejas no viven juntas, los tíos se encargan del papel del padre y ayudan a la familia a cuidar a los niños.

«Cuando vivimos más tiempo fuera de casa, apreciamos más nuestra cultura, pues entre los amantes no existen disputas sobre la propiedad y otras cosas.

LEER  Tramposos olímpicos: Boris Onischenko y la Espada que Puntuaba Sola.

La vida aquí es más feliz y simple»,  dijo Dan Dong, un guía de Mosuo de 29 años de edad, quien regresó a su pueblo natal tras ocho años de estudio y trabajo en las  ciudades de Guangzhou y Shenzhen, en la provincia meridional de Guangdong.