La Británica Pasión por el Golf

Es difícil asegurar de donde proviene el golf, pero es Escocia el lugar que más se acerca al origen del golf que se juega en la actualidad.

Fue en Escocia donde alcanzó tanta popularidad este juego que el rey James II mando redacta una ley en 1457 prohibiendo la práctica del mismo a los arqueros de su ejército ya que se llego a un punto en el que estos jugaban más a meter la bola en el hoyo que a perfeccionar el tiro con arco.

golf-4457944

Pero el castigo contra el golf duro poco y en 1501 fue «indultado» lo que llevo durante el siglo XVI a ser un deporte de gran éxito entre las clases más pudientes.

Años más tarde, en 1603, Jacobo VI de Escocia pasa a ser Jacobo I de Inglaterra y toma como residencia habitual Inglaterra dejando Escocia. Una de las consecuencias es el golf, que pasa de ser conocido en Escocia para serlo en Inglaterra donde gusta y mucho.

Y se hace tan famoso que el monarca tiene que promulgar normas para que se juegue en el campo al aire libre debido a la peligrosidad de jugarlo en las calles – donde se practicaba – causando daños en las viviendas – con roturas de cristales – y en las personas que podían resultar heridas a causa de las bolas.

Pero la pasión siguió y creció con el paso de los años hasta tal punto que a principios del siglo XX, durante el reinado del rey Eduardo VII (Londres, 1841 – Londres, 1910) los miembros de la Cámara de los Comunes decidieron cambiar el programa parlamentario para poder así descansar los sábados y poder dedicarlos a jugar al golf.

LEER  La Realidad de la Imagen de los Caballeros Medievales