La idea de bautizar a los huracanes con nombres propios la tuvo, en 1.900, el australiano Clement Wragge, quien les ponía los nombres de políticos que le desagradaban. En la actualidad son Canadá, EE.UU., Méjico y los países del Caribe los encargados de estos "bautizos", algo que hicieron de una manera extremadamente sexista hasta los años 70.

Hasta entonces todos eran nombres de mujer por, y es textual, "ser éstas de carácter imprevisible y molesto".

Huracán