Virgin Cola

En 1996, Virgin Cola anunció que en aras de la seguridad de los consumidores de refrescos habían incluido una nueva tecnología en sus latas. Esta consistía en que cuando la cola no se consumía antes de su fecha de caducidad, el líquido "reaccionaba" con el metal de la lata haciendo que esta pasara a ser de color azul brillante.

Virgin advertía a los consumidores que trataran por todos los medios de no comprar las latas de color azul evitando así los posibles efectos nocivos para su salud.

El "fondo" de toda esta campaña era que Pepsi había revelado que sus latas tendrían un nuevo diseño. Serían de color azul brillante.