El que fuera presidente de los EEUU desde 1963 a 1969 Lyndon Baynes Johnson visitó, en acto oficial, una de las numerosas reservas de los indios Sioux. Al llegar dijo:

- A partir de ahora yo conseguiré que en cada una de las casas de este poblado haya una antena de televisión.

Y los indios gritaron: "campahh".

- Y además - siguió diciento el presidente muy animado - cada uno de vosotros tendrá un precioso Cadillac.

Y los indios gritaron: "campahh".

El presidente siguió con su discurso y al acabar el jefe de la tribu dijo:

- Ahora señor le invito a dar un paseo por la reserva. Pero mire usted por donde pisa, porque hay muchos caballos y el suelo está lleno de "campahh".