David Livingstone, el explorador escocés y misionero protestante que en 1853 remontó el río Zambeze y llegó a las cataratas Victoria luchando a la vez contra la trata de negros, preguntó una vez a un jefe africano:

- ¿Cuántas mujeres tienes?

- Únicamente me quedan 19 - contestó.

- Pues te sobrean 18, dijo Livingstone.

- ¿ Y en vuestro país quién cocina para los invitados ? - respondió el jefe africano.