Mahatma Gandhi comenzó su revolución ante el Imperio Británico en la India y lo hizo con sal.

El 12 de marzo de 1930, comenzó la Marcha de la sal, una manifestación a través del país contra los impuestos a los que estaba sujeto este producto. Fue la respuesta pacífica de Gandhi a los punitivos impuestos por la sal que imponían los británicos a su colonia.

Mahatma se preguntaba: ¿Si la providencia suministra la sal en tanta abundancia, que hasta los océanos están repletos de ella, por qué debe estar sujeta a impuestos?

Fue el principio del fin del gobierno británico en la India.