Banner Top

Log in
updated 9:34 AM CEST, Sep 9, 2015

“Duos habet et bene pendentes”: tiene dos y cuelgan bien

inocenciox

La historia de los Papas durante gran parte de la historia aconsejaba ser cuidadoso con el elegido, porque era hombre poderoso y en ocasiones más que el representante de Dios lo parecía del diablo.

Todo comenzó con la leyenda de la Papisa Juana, que narraba cómo una mujer había sido Papa durante unos años engañando a todos. De esto, surgió la liturgia de comprobar los atributos sexuales del papable, para comprobar que era un hombre.

El Papa se sentaba en una silla especial que tenía un agujero por el que colgaban, y nunca mejor dicho, los genitales del Papa. Entonces, otro alto cargo de la Iglesia comprobaba que aquello que pendía era lo que tenía que ser. No sé si lo comprobaba con los ojos o con las manos. Y entonces, si todo era correcto, el fedatario decía aquello de Duos habet et bene pendentes, es decir, “tiene dos y cuelgan bien”. A lo que todos respondían Deo Gratias.

El día de la caída del muro de Berlín

El día de la caída del muro de Berlín

El primer sábado, tras la caída del muro del Berlín, coches en ambas direcciones colapsaron...

Read more
Últimas fotografías tomadas antes de su muerte

Últimas fotografías tomadas antes de su muerte

  Wiley Post & Will Rogers (1898 –1935) (1879 – 1935)...

Read more
La camiseta que jamás se intercambió

La camiseta que jamás se intercambió

Antes de jugarse el partido de fútbol del Mundial de Inglaterra de 1966 entre Argentina...

Read more
1889 - Construcción de la Torre Eiffel

1889 - Construcción de la Torre Eiffel

El símbolo de Francia fue inicialmente denostado por su conciudadanos que vieron en aquel amasijo...

Read more