Banner Top

Log in
updated 9:34 AM CEST, Sep 9, 2015

O llueve o Dios y los suyos serán los culpables

Corría, que no llovía, el año 1833 en el departamento mexicano de Las Castañas. La sequía empezaba ya a hacer estragos en la población. Lo había probado todo pero las nubes no se dignaban a dejar caer su agua.

Tras sacar a su Santo Patrón para solicitarle el líquido elemento el alcalde, cansado, decretó:

Art. 1. Si en ocho días desde la fecha no llueve abundantemente, nadie irá a misa ni rezará.
Art. 2. Si la sequía dura ocho días más, serán quemadas las iglesias, conventos, capillas...
Art. 3. Si tampoco llueve en otros ocho días, serán degollados los clérigos, frailes, monjas, beatos y santurrones.

Por si fuera poco añadió: “Y por el presente se conceden facultades para cometer toda clase de pecados, para que el Supremo Hacedor entienda con quién tiene que vérselas”.

La noticia, que fue publicada, en el diario La Libertad funcionó. Llovió.

 

 

El día de la caída del muro de Berlín

El día de la caída del muro de Berlín

El primer sábado, tras la caída del muro del Berlín, coches en ambas direcciones colapsaron...

Read more
Últimas fotografías tomadas antes de su muerte

Últimas fotografías tomadas antes de su muerte

  Wiley Post & Will Rogers (1898 –1935) (1879 – 1935)...

Read more
1889 - Construcción de la Torre Eiffel

1889 - Construcción de la Torre Eiffel

El símbolo de Francia fue inicialmente denostado por su conciudadanos que vieron en aquel amasijo...

Read more